• Proyecto Lurberry
  • Productos y Servicios
  • Formatos

Lurberry surge como consecuencia de tres visiones, tres reflexiones, de tres hermanos, sobre la variedad en las plantas cultivables.

Tanto el paisajismo como la agricultura demandan una alternativa frente a la cada vez más monótona oferta en sus productos.

La sensación de cosechar un pequeño fruto en el propio jardín aporta una nueva visión del mismo ya que la dinámica que ello conlleva le hace a uno mismo participe, y no un mero espectador de las cuatro estaciones. La gratitud de las plantas hacia su cuidador en este caso será en forma de frutos, además de flores, colores y texturas.

La relación que nos une con la agricultura es incluso familiar. A raíz de la puesta en marcha de Blas enea, el vivero ecológico de plantel hortícola, la implicación con la agricultura nos hace estudiar nuevas variantes en los productos frente a la monotonía de la oferta en estos días. Así, comenzamos a experimentar con los frutos del bosque, que luego van a desembocar en un universo de especies y variedades de frutos pequeños de diverso uso. Con esto pretendemos que el cliente tenga a su alcance una nueva variante para sus huertas, jardines y terrazas.

El respeto por el medio que nos rodea, nos ha llevado desde el principio a poner en marcha los mecanismos disponibles para llevar a cabo una agricultura sostenible, una manera de trabajar ecológica y respetuosa.

Lurberry es un vivero de producción ecológica de plantas de frutos pequeños. Plantas que se destinarán a la agricultura, como una alternativa a la escasez de variantes en la producción de fruta, a la jardinería, como una alternativa a las plantas que meramente ofrecen colores y texturas, y al particular, como una alternativa a usar tanto en terrazas como balcones.

En estos días en los que la variedad está perdiendo su propio significado, pensamos que este proyecto es aire fresco en la mente de agricultores, jardineros y particulares.